Otra vez mirando hacia otro lado

Los medios de comunicación han tardado mucho en informar de la situación en Myanmar (antigua Birmania), pero ahora parece que el drama humanitario que se está produciendo en este país, más exactamente en la frontera con Bangladesh, está levantando interés internacional. Varias ONGs, entre ellas Amnistía Internacional confirman que en apenas dos semanas más de 400.000 personas de la etnia Rohinyá han huido de sus aldeas, llevando sólo lo que pueden llevar a mano. Según observadores, las fuerzas de seguridad entran juntas con cuerpos parapoliciales, disparando al aire y a las personas que huyen con lo que tienen encima. Posteriormente prenden fuego a las aldeas, mientras los habitantes corren hacia el Río Naf, la frontera natural entre Myanmar y su vecino Bangladés. Lo cuenta José Luis Paniagua, corresponsal de EFE.

Sigue leyendo