… soy conocido por mi hija y me siento orgulloso por ello.

Esta frase podría ser de cualquier padre, pero en algunas sociedades ser hija de alguien no es motivo de orgullo. Así nos lo cuenta  Ziauddin Yousafzai, el padre de Malala Yousafzai, la chica que va a recibir este año el Premio Nobel de la Paz por su lucha por la educación de los niños. Tiene ahora 16 años, y apenas dos años después del atentado en el que intentaron a matarla con un disparo, es aún más reivindicativa que antes. Ella y Kailash Satyarthi, el otro premiado, luchan por algo que en nuestras sociedades parece algo normal, el derecho a la educación.

Sigue leyendo